Modelo de mujer

Modelo de mujer

Los estereotipos de belleza han erosionado nuestra identidad como hijas de Dios. El reflejo en el espejo evidencia un sinnúmero de defectos que son reafirmados con palabras despectivas y fuertes juicios descalificando nuestra feminidad. Creemos en mentiras como que las medidas perfectas son 90-60-90, que tenemos que ser ultradelgadas para vernos bien y que si cambiamos nuestra apariencia quizás esa persona que se niega a amarnos como queremos, volverá a enamorarse de nosotras.

Tsunami de emociones

Tsunami de emociones

Intento cuando tengo que enfrentarme a personas o situaciones difíciles pensar en lo bueno, lo verdadero, lo respetable, lo puro, lo amable y lo digno de admiración, pero a menudo, lo negativo sale a relucir y parece invadir mi corazón con un tsunami incontrolable de emociones nefastas y descontroladas.

Tú y solo tú

Tú y solo tú

En ocasiones nuestra carne es débil y nos traiciona. Ante los problemas sabemos que necesitamos orar, que el mejor consejo lo podemos obtener del cielo; sin embargo, es tanta la vergüenza, decepción, rabia o frustración que el nudo en nuestra garganta impide que emitamos una sola palabra de clamor por ayuda o dirección.

Decisión y acción

Decisión y acción

De nada nos sirve escuchar varias predicas diarias, leer la palabra de Dios muy juiciosos, escuchar música de alabanza todo el día, congregarse cada domingo muy puntual si lo hacemos como si fuera una rutina ya aprendida que no agrega ningún tipo de valor a nuestra vida.

Visión de victoria

Visión de victoria

Esta promesa me la regaló el Señor en una de esas tantas crisis en las que uno no entiende por qué suceden las cosas. Nuestra visión es limitada y vivimos el hoy sin mirar más allá en el horizonte. Si perseveramos, permanecemos firmes y somos obedientes, aunque nos duela el corazón, el respaldo del Señor no demorará en manifestarse.

Fuente inagotable de amor

Fuente inagotable de amor

Cuando me casé con el padre de mis hijas, pensé que lo haría una sola vez y que permanecería a su lado hasta el final de nuestros días; pero no fue así, nada salió como esperaba. Fueron muchas las dificultades que tuve que enfrentar y la decepción me llevó al límite y cuando tuve que decidir volver al punto cero y dar una nueva oportunidad o seguir mi vida e intentarlo con otra persona, me decidí por la segunda opción y sin pensarlo mucho, me aventuré en un nuevo matrimonio en yugo desigual con total incertidumbre y mucho temor a otro fracaso emocional.

Prioridades vanas

Prioridades vanas

Esa persona, actividad o cosa en la que centras tu atención y a la que le dedicas el 100% de tu tiempo es tu dios. Nuestra rutina diaria se rige por los afanes y nuestra agenda está llena de ocupaciones que cumplir. Dejamos a nuestro creador en último lugar y le ofrendamos las sobras, el rezago, lo último y en definitiva es algo que a Él le desagrada.

Dama con noble armadura

Dama con noble armadura

En momentos de angustia mi alma se quiebra, mi valentía se doblega y mi porte de mujer guerrera ya no existe más. Las lágrimas no corren por mis mejillas, pero en mi interior hay una cascada indomable que amenaza con llevarse por delante lo que encuentre a su paso.

Con mano dura

Con mano dura

¿Por qué te jactas de tu maldad, varón prepotente? ¡El amor de Dios es constante! (Salmo 52:1 NVI) Si Jesús habita en nuestro corazón, debemos renunciar a actitudes que no lo representan. Cuando nos dejamos dominar por la soberbia y el orgullo, nos creemos con el...

Calor de Hogar

Calor de Hogar

Dios nos hizo emocionales. Él quería que fuéramos especiales y muy diferentes a los hombres. A ellos por tener el rol de proveedores, tenía que hacerlos más rudos y racionales para que pudieran enfrentar con gallardía el trabajo diario y pudieran llevar el sustento al hogar; sin embargo, necesitaba imprimir en nosotras un poquito de cada sentimiento existente como una de esas deliciosas recetas que nosotras sabemos hacer, haciendo de nosotras, ayudas idóneas con el amor y la ternura necesarias para edificar con los cimientos correctos, el sueño de tener una familia unida y feliz.

Sembrando lágrimas, cosechando alegrías

Sembrando lágrimas, cosechando alegrías

Nuestro Padre Celestial nos ordenó esforzarnos y ser valientes en medio de las pruebas que a diario tenemos que enfrentar. Las tristezas pueden llegar de todas partes. Somos mujeres diseñadas con un sinnúmero de combinaciones claves que representan nuestras emociones. A veces es demasiado el tener que ir por el mundo buscando aprobación. Sí, solo requerimos la aceptación de Dios, en teoría; pero en la práctica, necesitamos saber que somos parte de algo o que ocupamos una gran parte del corazón de alguien que es importante para nosotras.

Confiar para que él actúe

Confiar para que él actúe

omos conscientes de que vivimos en un mundo en donde sobreabunda la maldad. Vemos como aquellos que siendo necios, prosperan y son felices y otros que entre más procuran hacer bien las cosas, más dificultades tienen.

Dejando la ira y el enojo atrás

Dejando la ira y el enojo atrás

Vivimos en una sociedad en donde se considera como un tonto a aquel que decide poner la otra mejilla. Muy a menudo tenemos contacto con personas que retan nuestra paciencia y nos llevan al límite, exigiéndonos agilidad para elegir el tipo de respuesta que daremos a sus provocaciones.

Versículo de la semana

Conectados con Cristo

Entradas recientes