Autor: Lilo de Sierra

Modelo de mujer

Los estereotipos de belleza han erosionado nuestra identidad como hijas de Dios. El reflejo en el espejo evidencia un sinnúmero de defectos que son reafirmados con palabras despectivas y fuertes juicios descalificando nuestra feminidad. Creemos en mentiras como que las medidas perfectas son 90-60-90, que tenemos que ser ultradelgadas para vernos bien y que si cambiamos nuestra apariencia quizás esa persona que se niega a amarnos como queremos, volverá a enamorarse de nosotras.

Lee mas

Tsunami de emociones

Intento cuando tengo que enfrentarme a personas o situaciones difíciles pensar en lo bueno, lo verdadero, lo respetable, lo puro, lo amable y lo digno de admiración, pero a menudo, lo negativo sale a relucir y parece invadir mi corazón con un tsunami incontrolable de emociones nefastas y descontroladas.

Lee mas

Tú y solo tú

En ocasiones nuestra carne es débil y nos traiciona. Ante los problemas sabemos que necesitamos orar, que el mejor consejo lo podemos obtener del cielo; sin embargo, es tanta la vergüenza, decepción, rabia o frustración que el nudo en nuestra garganta impide que emitamos una sola palabra de clamor por ayuda o dirección.

Lee mas

Decisión y acción

De nada nos sirve escuchar varias predicas diarias, leer la palabra de Dios muy juiciosos, escuchar música de alabanza todo el día, congregarse cada domingo muy puntual si lo hacemos como si fuera una rutina ya aprendida que no agrega ningún tipo de valor a nuestra vida.

Lee mas

Calor de Hogar

Dios nos hizo emocionales. Él quería que fuéramos especiales y muy diferentes a los hombres. A ellos por tener el rol de proveedores, tenía que hacerlos más rudos y racionales para que pudieran enfrentar con gallardía el trabajo diario y pudieran llevar el sustento al hogar; sin embargo, necesitaba imprimir en nosotras un poquito de cada sentimiento existente como una de esas deliciosas recetas que nosotras sabemos hacer, haciendo de nosotras, ayudas idóneas con el amor y la ternura necesarias para edificar con los cimientos correctos, el sueño de tener una familia unida y feliz.

Lee mas

Versículo de la semana

Conectados con Cristo

Entradas recientes