Autor: Lilo de Sierra

Fuente inagotable de amor

Cuando me casé con el padre de mis hijas, pensé que lo haría una sola vez y que permanecería a su lado hasta el final de nuestros días; pero no fue así, nada salió como esperaba. Fueron muchas las dificultades que tuve que enfrentar y la decepción me llevó al límite y cuando tuve que decidir volver al punto cero y dar una nueva oportunidad o seguir mi vida e intentarlo con otra persona, me decidí por la segunda opción y sin pensarlo mucho, me aventuré en un nuevo matrimonio en yugo desigual con total incertidumbre y mucho temor a otro fracaso emocional.

Lee mas

Sembrando lágrimas, cosechando alegrías

Nuestro Padre Celestial nos ordenó esforzarnos y ser valientes en medio de las pruebas que a diario tenemos que enfrentar. Las tristezas pueden llegar de todas partes. Somos mujeres diseñadas con un sinnúmero de combinaciones claves que representan nuestras emociones. A veces es demasiado el tener que ir por el mundo buscando aprobación. Sí, solo requerimos la aceptación de Dios, en teoría; pero en la práctica, necesitamos saber que somos parte de algo o que ocupamos una gran parte del corazón de alguien que es importante para nosotras.

Lee mas

Confiar para que él actúe

omos conscientes de que vivimos en un mundo en donde sobreabunda la maldad. Vemos como aquellos que siendo necios, prosperan y son felices y otros que entre más procuran hacer bien las cosas, más dificultades tienen.

Lee mas

Dejando la ira y el enojo atrás

Vivimos en una sociedad en donde se considera como un tonto a aquel que decide poner la otra mejilla. Muy a menudo tenemos contacto con personas que retan nuestra paciencia y nos llevan al límite, exigiéndonos agilidad para elegir el tipo de respuesta que daremos a sus provocaciones.

Lee mas

Mujer 10

Convertirme en la mujer 10 descrita en Proverbios 31es un reto para mi, que en ocasiones parece imposible de lograr. Como mamás y esposas nos encontramos continuamente en el ojo del huracán, somos juzgadas sin contemplación y frecuentemente, nuestros esfuerzos por atender a nuestra familia, no siempre son reconocidos. Sentirnos desanimadas, cansadas y frustradas puede llegar a ser una constante en nuestra vida.

Lee mas

Versículo de la semana

Conectados con Cristo

Entradas recientes